Páginas

lunes, 6 de mayo de 2019

13 cosas que tú ya sabías, pero pensabas que los psicólogos no

El cine, la prensa y las pseudociencias han extendido una serie de falsos mitos que popularmente se piensa que son promovidos por la Psicología.

Desde que el ser humano existe, ha tratado de darle explicación a la realidad que le rodea. Por qué se comporta cómo lo hace y qué es lo que rige los fenómenos mentales ha sido una de esas cuestiones. Desde la filosofía, el estudio de estas cuestiones se denominó "Psicología", que traducido del griego, podría ser "el estudio del alma", aunque hoy sería más recomendable hablar de esta disciplina como "el estudio de la mente". La Psicología como disciplina científica nace en 1879 cuando en la Universidad de Leipzig (Alemania), se crea el primer laboratorio de Psicología Científica, dirigido por Willhem Wundt.

En un artículo anterior se explicó por qué la Psicología es considerada una disciplina científica y, en consecuencia, qué condiciones ha de cumplir una teoría para que sea objeto de la Psicología y cómo distinguir estas de distintas pseudociencias que profanan su objeto de estudio.

Debido a la popularidad de estas pseudociencias, así como de la desinformación de la que hacen gala tanto guionistas de cine, como medios de comunicación, a lo largo de la historia se han promovido falsos mitos (o, en algunas ocasiones, verdades a medias) sobre las características del comportamiento humano y los procesos mentales, los cuales popularmente se piensan que son aceptados, reconocidos y aplicados por los profesionales de la Psicología. A continuación se desmienten algunos de ellos:

1.- La Hipnosis no es un estado alterado de conciencia


La atención humana se subdivide en dos:
  • Central: el estímulo que ocupa el máximo de recursos en ese momento.
  • Periférica: el resto de elementos sensoriales presentes
Así, por ejemplo, una persona que está asistiendo a una conferencia, tiene en su atención central el discurso del ponente, al cual le está dedicando gran parte de su atención. Mientras que elementos distractores, como un ruido de los coches en la calle, o un color muy llamativo en las paredes de la sala, son elementos que forman parte de la atención periférica.

Falsos mitos Psicología
La hipnosis consiste apartar los elementos de la atención periférica, atrayendo todo el foco hacia un elemento central (un bolígrafo, la voz del hipnotizador...), para que así se dediquen más recursos a la atención central y el mensaje recibido se interiorice mejor. Sin embargo, no es un estado distinto a la vigilia, y no manipula la intencionalidad del sujeto.

En otras palabras, cualquier tipo de terapia que utilice el método hipnótico no será capaz de conseguir ningún efecto que no pueda resultar igualmente sin necesidad de hipnosis, simplemente, siempre y cuando la persona sea susceptible de ser hipnotizada, aumentará la probabilidad de éxito.

Cabe destacar, pues, que la hipnosis no es, en sí, una técnica terapéutica, sino un elemento que se introduce en distintos tipos de terapia con ánimo de mejorar su efectividad.

2.- El saber no ocupa lugar


Primero hay que entender que existen varios tipos de memoria y que cada una de ellas emplea regiones cerebrales distintas. En cuanto a la memoria declarativa, esta se divide en Memoria a Corto Plazo (MCP) y Memoria a Largo Plazo (MLP). Para que un contenido que se encuentra en la MCP pase a la MLP hace falta que determinadas neuronas que se encuentran en el Hipocampo se comuniquen entre sí, a través de un proceso que se llama “Potenciación a Largo Plazo” (PLP). De no ser así, esta información es desechada a través de otro denominado “Depresión a Largo Plazo” (DLP). 

Además, el Hipocampo sufre continuamente un proceso llamado “Neurogénesis”, por el cual unas neuronas mueren y son reemplazadas por otras. Esto quiere decir qué, la información no relevante es desechada, para que ese mismo hueco lo aproveche información nueva.

3.- No existen los recuerdos bloqueados


Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. Es cierto que hay personas que son conscientes de haber vivido una experiencia completamente traumática (sufrir una violación, un episodio durante una guerra…), pero no son capaces de recordar el evento de por sí, pero esto no ocurre porque su subconsciente le esté protegiendo, sino porque el recuerdo jamás fue generado.
Para generar nuevos recuerdos (osea, para que se produzca la PLP), es importante que las neuronas estén bien nutridas de sodio. Cuando vivimos una experiencia muy estresante, nuestro cerebro libera una cantidad muy significativa de corticoides, los cuales inhiben dicha sustancia, por lo cual no es que el recuerdo esté bloqueado, sino que jamás ha existido. La emoción vivida, por el contrario, no es analizada por el Hipocampo (quien solo registra los hechos), sino por otra estructura cerebral llamada Amígdala y por ello para persona si recuerda que vivió “algo traumático”, aunque no recuerde qué.

Es por todo esto que es imposible, a pesar de lo que aseguran algunas pseudociencias, que ningún tipo de terapia ayude a recuperar recuerdos “reprimidos” por el inconsciente.

4.- Los sueños desvelan nuestros deseos más profundos


Cuando dormimos el cerebro se encarga de procesar toda la información que nos ha llegado a lo largo del día. Es durante la Fase REM (cuarta etapa de las cinco del sueño) en el que se experimentan ensoñaciones. A lo largo de dicha fase se produce una gran actividad en la Corteza Cerebral. A su vez, también se activan la Corteza Visual y el Sistema Límbico, mientras que las zonas encargadas del razonamiento, localizadas en los Lóbulos Frontales, se encuentran prácticamente apagadas. Por ese motivo, se puede entender que los sueños se deben a la actuación conjunta de una serie de áreas cerebrales encargadas de la formación de imágenes y la gestión de la memoria y las emociones, pero no de aquellas que nos permiten ser lógicos y por eso, cuando tratamos de recordar su contenido, todo tiene un tinte surrealista.

5.- Los polos opuestos no se atraen


A pesar del dicho popular, el concepto de “media naranja” y que todos conocemos a alguna pareja bienavenida que no pega ni con cola, la estadística nos dice que preferimos emparejarnos con aquellas personas que idieologías, gustos, rasgos de personalidad y nivel de atractivo similares y que las relaciones en las que pasa esto son más duraderas en el tiempo.

Falsos mitos Psicología

6.- La personalidad no se estanca a los cinco años


Es verdad que experiencias muy traumáticas en estos años de un desarrollo cerebral tan inmenso pueden provocar daños muy agudos y qué también en este periodo se afianzan muchos esquemas acerca de cómo es el mundo (esquemas que son completamente subjetivos). No obstante, a lo largo de la vida de una persona, hay experiencias que perfectamente pueden cambiar la forma en la que ven aspectos muy relevantes de su día a día y la forma en la que considera qué ha de actuar ante ellas.

7.- El TDAH existe


En el año 2012, en el diario alemán Der Spiegel, se hacían eco de una entrevista a otro medio británico que Leon Eissenberg, quien acuñó el criterio diagnóstico para este trastorno que había realizado en 2009, siete meses antes de la muerte de este. En la entrevista, Eissenberg lamentaba del sobrediagnóstico que había sobre esta enfermedad, ya que muchos profesionales se lanzaban inmediatamente a recetar pastillas, antes de probar otras vías como la psicoterapia.

Para decir esto, el psiquiatra decía que era una enfermedad “manufacturada”. Sin embargo, el diario alemán, en una pésima traducción, dijo que Eissenberg había “confesado que se había inventado la enfermedad”, noticia que fue aceptada como cierta y se hizo viral inmediatamente.

8.- El polígrafo no es una técnica fiable para detectar mentiras


Es verdad que hay determinadas respuestas fisiológicas asociadas con la mentira, pero estas pueden aparecer por otros motivos o no aparecer durante la mentira también por un número importante de circunstancias. En definitiva, su índice de fiabilidad termina siendo especialmente bajo.



Por ejemplo, se ha demostrado que si le pides a un sujeto que se imagine ser otra persona, cuando da las respuestas contingentes a ese juego de rol, no muestra las respuestas esperadas de alguien que está mintiendo.

9.- No existe un lado lógico y otro racional del cerebro


Existe la creencia extendida de qué existen personas con un hemisferio mucho más desarrollado que el otro y que esto determina para qué tareas serán más habilidosas y cual sería su patrón de personalidad.

Falsos mitos Psicología


A pesar de que es cierto que distintas regiones cerebrales se encargan de funciones específicas y que algunas de estas áreas se localizan en un hemisferio u otro, es falso que todo lo lógico esté en una y todo lo racional en otra y que algunas personas tengan más desarrolladas uno de los dos hemisferios.

10.- Los mensajes subliminales no te hacen comprar cosas que no quieres...


En 1950 un publicista llamado James Vicary aseguró que durante los anuncios anteriores de una película de cine, incluyó, durante un tiempo de exposición demasiado corto como para ser procesado conscientemente, el mensaje “beba cocacola” y “coma palomitas” y que en ese pase el consumo de esta bebida aumentó un 18% y de la de palomitas un 58%. Diversas agencias trataron de replicar este método, todas ellas sin éxito. En 1962, tras una investigación de la CIA, Vicary tuvo que confesar finalmente que se había inventado toda la historia.

11.- ...Y tampoco puedes aprender un idioma mientras duermes


Tanto memorizar, como sobretodo aprender, es un proceso mental consciente en el que la forma y el tiempo que se le dedica tiene un enorme peso en la cantidad y calidad del recuerdo. Ya hemos visto anteriormente que, al contrario de lo que se pensaba antiguamente, dormir no es un proceso cerebralmente pasivo, sino que precisamente tiene, entre sus principales funciones, consolidar lo aprendido a lo largo del día.

Falsos mitos Psicología
Pensar que información que se recibe de forma inconsciente y de la cual no se emplea ninguna técnica mnotécnica para ser fijada y procesada, además, en un momento en el que el cerebro está particularmente ocupado procesando otro tipo de información es una estrategia eficaz es, simplemente, una falacia.

Eso sí, no hay que olvidar que sí que existe una relación entre aprendizaje y sueño. Por eso es recomendable no pasarse la noche estudiando sin dormir, e incluso echarse una pequeña siesta después de aprender algo, ya que la consolidación es una parte muy importante del proceso de aprendizaje.

12.- Los enfermos mentales no son más propensos a la violencia física


Este mito quizás haya sido especialmente extendido por la prensa, ya que cuando una persona con enfermedad mental comete un delito, ese factor suele ser resaltado, cosa que no ocurre cuando el perpetuador es diabético o epiléptico. Sin embargo, las estadísticas muestran que es mucho más probable que una persona con enfermedad mental sean víctimas de violencia que perpetuadores de la misma, incluso que es más probable que cometan suicidio antes que atacar a otra persona.

Eso sí. Lo que no deja de ser cierto es que es muy común que personas con enfermedad mental tengan problemas de control de impulsos y qué, en consecuencia, cuando prueban alguna actividad o sustancia susceptible de generar adicción, terminen desarrollando la misma. El alcohol es una de estas sustancias y está al alcance de todos al ser legal, así que existe un alto grado de alcoholismo entre los enfermos mentales. El alcoholismo si es un factor que incrementa el riesgo de violencia física, pero el índice de alcohólicos con enfermedad mental propensos a la violencia física no es mayor que la del resto de la población alcohólica.

13.- Usamos el 100% de nuestro cerebro


Esta leyenda urbana se popularizó en los años 70, cuando sólo se conocía la función específica del 10% de la anatomía del cerebro. Por ejemplo, que las áreas que componen el Sistema Límbico son las encargadas de la regulación emocional. De muchas otras áreas no se conocía su función específica, pero ello no quiere decir que no estén haciendo nada. Por ejemplo, no fue hasta 2015 que se descubrió que el Claustro Cerebral es el encargado de la consciencia

En términos evolucionistas, que un ser vivo disponga de una capacidad fisiológica y, por naturaleza, no sepa usarla, es una idea simplemente absurda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario