martes, 17 de enero de 2017

La Melatonina podría ser la clave en la cura del Parkinson

El pasado mes de diciembre de 2016, la Universidad de Granada (España) publicó un estudio colaborativo entre el Departamento de Fisiología y el Centro de Investigación Biomédica, liderados por Darío Acuña Castro viejo que se realizó sobre  peces cebra a los que presentaban la enfermedad de Parkinson y a los que posteriormente, administrándoles Melatonina se consiguió revertir los síntomas típicos de dicha enfermedad.

Melatonina.
Melatonina.
El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico cuyo síntoma más representativo es la incontrolabilidad muscular, ya que esta puede presentar convulsiones involuntarias o rigidez exacerbada. Esta enfermedad afecta por igual a hombres y mujeres en cualquier cultura y comúnmente comienza a manifestarse en la primera fase de la vejez.

El Parkinson se produce por neuroinflamación, daño mitocondrial y la muerte de neuronas de la sustancia negra, la cual produce un neurotransmisor denominado “Dopamina”, el cual cumple un importantísimo papel en la intercomunicación del Sistema Nervioso Central.

¿Por qué con peces cebra?


La Dopamina está presente en una gran variedad de animales, tanto vertebrados, como invertebrados y, precisamente los peces cebra cuentan con una vía dopaminérgica similar a la del ser humano, habiéndose observado anteriormente que la muerte de las neuronas de la sustancia negra provoca los mismos síntomas que al ser humano. El proceso de envejecimiento es mucho más rápido en esta especie animal, así que se a los cinco días tras su gestación ya se podría encontrar muestras de sujetos con estos síntomas. Además es fácil encontrar una amplia muestra de sujetos que presenten los síntomas, ya que en cada puesta nacen centenares de especímenes.

Pez Cebra.
Pez Cebra.


El líder de esta investigación habló en estos términos acerca de las similitudes encontradas en la vía dopaminérgica entre humanos y peces cebra: “Tanto la pérdida de neuronas dopaminérgicas, que se observó mediante técnicas de imagen (inmunohistoquímica) como de biología molecular, son muy indicativas de las alteraciones posteriores que produce la enfermedad, como la alteración motora”, comentó Darío Acuña.

Resultados y conclusión

Darío Acuña Castroviejo
Darío Acuña Castroviejo | Foto: La Voz de Galicia.
A esta muestra seleccionada se le administró un tratamiento a base de melatonina, una hormona que libera de forma natural del ser humano y que tiene como función principal la regulación y calidad del sueño, jugando un papel muy importante en el proceso homoestático. Esta hormona ha sido empleada como tratamiento para trastornos del sueño, tales como el insomnio.

Los resultados mostraron que los tres principales factores causantes de la enfermedad, citados anteriormente, se revertían tras la aplicación del tratamiento.

Aún falta el paso más importante que es probar este tratamiento en seres humanos, pero este estudio indica la enorme posibilidad de que esta sustancia tan común pueda ser un importante efectivo tanto para la prevención como para el tratamiento de esta enfermedad. Recordando las palabras de Darío Acuña: “Estos resultados refuerzan la gran utilidad clínica de la Melatonina en la enfermedad del Parkinson, ya quecuando llega un paciente a la consulta con esta enfermedad, ya ha habido un daño dopaminérgico importante”, recordó el catedrático.