lunes, 23 de enero de 2017

Cómo actuar cuando tu hijo te hace Bullying

El “Bullying” (entendido esto como una conducta constante de intimidación, agresión y/o humillación de una persona hacia otra) es uno de los fenómenos sociales más preocupantes en la niñez y la adolescencia. Inicialmente este anglicismo se ha empleado para el ámbito escolar, pero este tipo de conducta se puede desarrollar en cualquier ambiente.

Para los padres, cómo actuar ante este tipo de situaciones, tanto cuando su hijo es el abusón, así como cuando es la víctima, es un aspecto de enorme importancia. Por supuesto, también puede darse el caso de niños que reciban ese mismo tipo de trato vejatorio de sus padres, pero también puede darse la circunstancia de padres que reciban Bullying por parte de sus propios hijos.

Hijo Bullying
Foto tomada de: bechange.com


Uno de los grandes expertos en esta materia es Sean Grover, psicoterapeuta y autor del libro “When kids call the shots”(cuando los niños llevan la voz cantante) (amacon books, abril de 2015). En un artículo reciente para la revista digital “Psychology Today”, Grover confesó que cuando escribió dicho libro lo hizo basándose únicamente en unos pocos ejemplos que había tratado él mismo en su consulta y que, tras su publicación, numerosas llamadas y correos electrónicos que le remitieron de padres afectados le hizo darse cuenta de que esta problemática está mucho más extendida de lo que él mismo hubiera imaginado.

Tipos de hijo abusador


El doctor Grover aporta distintos mecanismos y modos de comportamiento para intervenir cuando un padre se enfrenta a un hijo que le hace Bullying. No obstante, antes de nada, es vital que el problema se haya identificado y se perciba en el niño las características propias de un abusón.

Actualmente se conciben tres características distintas de hijo abusón:

  • El abusón desafiante: se define a este como el niño que está continuamente desafiando las
    Sean Grover
    Sean Grover
    normas de sus padres y haciendo exactamente lo contrario a lo que se le ordena
    . Este comportamiento puede ser debido a un complejo de inferioridad desarrollado por el abusón. Este tipo de comportamiento les da una ilusión de fortaleza y les mantiene continuamente en el foco de atención.
  • El abusón ansioso: este es el tipo más difícil de identificar dentro de esta categoría. Se refiere a un continuo cambio de actitud, sin punto medio, hacia sus padres. De la misma manera que el hijo pueda mostrar un enorme apego hacia sus padres, una vez que sus necesidades de hallar consuelo o apoyo han sido satisfechas, puede tratar de evitar por todos los medios tener ningún tipo de contacto con estos. Esto puede ser originado por el conflicto de buscar su propia identidad, frente al no tener la habilidad para desarrollar los recursos que le permitan conseguirlos. El principal problema de no atajar esta situación es que puede traducirse en un adulto inmaduro o incapaz de lidiar con el mundo por sí sólo.
  • El abusón manipulador: se caracteriza como el hijo que acostumbra a mentir o explotar las debilidades que identifica en los demás para conseguir siempre lo que quiere, mostrando tendencia a conseguir que sus padres se sientan mal por sus estrategias parentales. Al igual que en la primera categoría mencionada, esto podría ser consecuencia de una necesidad de tapar sus propias inseguridades con la sensación de superioridad que le ocasiona verse capaz de manipular a la gente de su alrededor.

Puede observarse que esta tipología puede ser llevada a los abusones en cualquier contexto, de la misma manera que, desde otro punto de vista, es una categorización demasiado simplista para el complejo entresijo de variables que determinan la conducta de un niño, así que solo puede ser empleada de guía.

Antes de pasar al siguiente apartado, también es importante destacar que es muy fácil confundir episodios circunstanciales con un diagnóstico. Si usted piensa que su hijo podría encajar en cualquiera de las tres categorías mencionadas, lo recomendable es acudir a un especialista antes de darlo por sentado.

Consecuencias


Si no se actúa sobre este tipo de actitud, las consecuencias pueden ser las siguientes:

Bullying padres
  • Durante la niñez
    • Propensión a la ira.
    • Pobre tolerancia a la frustración.
    • Falta de control de impulsos.
    • Narcisismo exacerbado.
    • Ausencia de empatía y altruismo.
    • Relaciones sociales sin paridad y con tendencia a abusar de los pares.
  • Una vez llegados a la edad adulta:
    • Mayor probabilidad de maltrato hacia su futura pareja.
    • Mayor probabilidad de desarrollar conductas adictivas.
    • Mayor probabilidad de manejo errático e irresponsable de su economía.

También hay que tener en cuenta las consecuencias para los padres a largo plazo. En este tipo de casos se corre el riesgo de que los hijos no se hagan cargo de los padres al llegar a la vejez, o que se hagan con el control de su economía, llevando un manejo egoísta e irresponsable de la misma. También se potencia de esta forma los conflictos con la familia.

Cómo actuar


Cuando más tiempo persista este comportamiento, más difícil es de romper. El doctor Grover sugiere cuatro grandes pautas de actuación una vez que el problema se ha identificado:


Formar equipo con el otro padre


Hay ocasiones en que ambos padres son objeto de Bullying y otros en los que sólo uno de los dos miembros es la víctima. En cualquiera de los dos casos, es importante que ambos progenitores muestren unidad y consenso.

Bullying padres


Por una parte, una parte una de las estrategias del abusón puede ser la de tratar de poner al uno contra el otro y, por la otra, si el padre que no recibe abusos consiente que se de la situación, está mandando mensajes de la talla de “no pasa nada por abusar de un ser querido” o “el abuso verbal es una forma correcta de lidiar con la frustración”.

Ya sea en caso de padres casados o separados, es vital que estos no muestren estilos parentales muy diversos.

Consigue que las personas de tu alrededor tomen conciencia


Uno de los principales problemas en este tipo de casos es que el padre abusado pueda sentir vergüenza y viva su situación en silencio.

Cómo se ha indicado al principio, este es un problema más común de lo que la gente suele pensar. Cuando el padre rompe su vergüenza y habla del problema con familiares y amigos, seguramente encontrará otros casos y más empatía de lo que se pudo pensar originalmente. Esto le ayudará a lidiar con la situación y que otros adultos actúen con el niño de la forma recomendada para estos casos.

Hijos padres Bullying
Imagen tomada de "caringforkids".
De la misma manera, es importante también comentar el tema con sus profesores y otros profesionales de su centro educativo, por si ellos pueden ayudar a identificar las causas y solucionar el problema.

Conseguir ayuda profesional


Grover recuerda que nunca ha habido tanto soporte profesional para los padres, como en la actualidad. Además de diversos sitios y foros especializados en la red, terapeutas y trabajadores sociales han hecho importantísimos avances en esta materia en los últimos años.


Por último, este mismo autor quiere recordar que lleva más de dos décadas atendiendo este tipo de casos y ha visto como aquellos padres que se muestran proactivos en buscar ayuda para ellos y sus hijos, siempre consiguen una solución.