lunes, 9 de enero de 2017

Beneficios psicológicos de tener mascota

Cada vez hay mayor evidencia empírica acerca de que el ser humano es un ser social y que la interacción con los demás individuos de su especie es vital para su salud mental y desarrollo cognitivo. Aun así, la presencia o no de otros seres humanos no es lo único que afecta en estos factores a una persona, sino la de otros seres vivos, en especial tener mascotas a cargo.

Pareja con perro


Diversos estudios han demostrado que criarse en un hogar con una mascota es un alto predictor de poseer un alto grado de responsabilidad, empatía y gran inteligencia emocional. No es el único beneficio de tener mascota a corta edad, ya que también ha mostrado que ayuda a la mejora de niños hospitalizados o con enfermedad mental.

Incidencias de las mascotas en la vida en pareja


Además, un estudio publicado en septiembre de 2016 en larevista Anthrozoös, muestra también una incidencia positiva en cuanto a la vida en pareja.  Este estudio comparó parejas que cuidaban mascotas y otras que no, agrupándolos por tiempo transcurrido de convivencia o si tenían o no hijos. Los resultados mostraron que las parejas con mascota reflejaban mejor puntuación en variables como el tiempo que se le dedica a la resolución de conflictos en la vida en pareja, empatía o resilencia, que tienen un importante efecto con el grado de satisfacción de la vida en pareja.

En el mismo estudio, los participantes que tenían mascota declararon en un 85% de los casos que esta influía favorablemente en su relación, otro 5% que esta influencia era negativa y el 10% restante que no su mascota no tenía ninguna influencia en este factor.

La conclusión a los datos aportados no ha de ser que en caso de crisis en la pareja, se deba de adoptar una mascota para que las relaciones interpersonales mejoren, sino que una relación a largo plazo de cuidado con una mascota ayuda a desarrollar un conjunto de habilidades sociales que ayudan a mantener relaciones interpersonales satisfactorias.

¿Y qué pasa con los solteros?


En abril de 2015, también en Antrhozoös, se publicó un artículo denominado:” Pet companionship and depression: Results from a UnitedStates Internet sample” (compañía de mascotas y depresión: resultados de una muestra de internet en Estados Unidos), en el que por un lado trataron de delimitar cual es el perfil de la persona que decide adoptar una mascota y posteriormente, entre la población que la tiene, entre cuales se mostraba mayor incidencia de síntomas depresivos. (Además del hecho de que este estudio se hizo únicamente en población estadounidense, también es importante resaltar que únicamente se contabilizó como “mascota” a gatos y perros).

Lo que puso en evidencia este estudio es que, mientras que a las mujeres solteras el hecho de vivir con una mascota parece favorecer la prevención de problemas neuróticos, tales como la depresión o la ansiedad, en varones solteros   termina siendo un factor estresante.

Mujer con gato
¿Por qué? Roni Beth Tower, una de las autoras de este estudio, expuso los motivos en un artículo para Psychology Today publicado en noviembre de 2016. En primer lugar, Tower expuso los resultados de otro de sus trabajos anteriores, en colaboración con Stan Kasl, que mostraba que en los matrimonios heterosexuales  en el que uno de los dos cónyuges tiene mucho mayor peso en el soporte emocional a la pareja, ayuda a reducir la probabilidad de padecer depresión en mujeres, pero un factor de riesgo en hombres.

Pero el factor más importante para entender esto es las diferencias mostradas en cuanto al género al responder a una situación estresante. En varones, esta serie de situaciones suele provocarles un deseo de salir y buscar nuevas experiencias, mientras que las mujeres muestran una tendencia natural en buscar apoyo en otros (ya sean personas o animales). De hecho, en mujeres solteras, presentar niveles altos de oxitocina es un fuerte predictor para saber si esa persona adoptará o no una mascota.

Con esto se concluye que, en términos generales, para una mujer soltera, esa relación de dependencia y cuidado que genera una mascota termina siendo un apoyo y una manera de desahogarse, los hombres solteros tenderían a ver el cuidado de su mascota como una restricción, una cadena que coharta su libertad, una responsabilidad añadida a su estresante vida.

Conclusión


Con toda la literatura científica a mano se puede concluir que tener una mascota a cargo es un fuerte arma para desarrollar habilidades sociales positivas y encontrar un fuerte apoyo emocional. No obstante, nunca deja de ser una enorme responsabilidad y antes de dar ese paso es muy importante valorar todo lo que ello conlleva y tener la seguridad de que los factores estresantes que ello pueda ocasionar pueden ser solventados con facilidad para que no se produzca un efecto contraproducente.