jueves, 22 de diciembre de 2016

Tomar café a diario puede ayudar a mejorar la memoria

Un experimento  realizado en la Universidad Johns Hopkins reveló que una ingesta moderada de cafeína tiene efectos positivos sobre la memoria a largo plazo.

La cafeína es una sustancia muy presente en la vida cotidiana. Café, té, refrescos o chocolate son productos ricos en cafeína habitualmente consumidos en el día a día. Esta sustancia ha demostrado que puede crear adicción y generar síntomas negativos, parecidos a los de una crisis de ansiedad, por lo que se recomienda no abusar de la misma.

Cafe y memoria
No obstante, el ingerir una cantidad moderada al día ha mostrado tener efectos positivos. entre otras áreas, para tener un envejecimiento más sano, ya que ayuda a prevenir demencias como el Alzheimer.

Otro de los beneficios que han sido recientemente descubiertos de la cafeína es de cómo esta puede ayudar a mejorar el recuerdo de la Memoria a Largo Plazo. Así se expresa en un estudio liderado por Michael Yassa, de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Meryland) que fue publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience en octubre del año 2013.

El experimento


En el mencionado experimento participaron cerca de 150 voluntarios que no consumían habitualmente esta sustancia. A todos ellos se les expuso a una serie de imágenes simples y después se les administró una tableta. Algunas de estas tabletas contenían 200 miligramos de cafeína (lo que se considera que habitualmente lleva una taza de café) y otras no, pero con el mismo sabor. El experimento era de tipo “doble ciego”, así que ni el sujeto, ni la persona que pasaba la prueba, sabían si estaban consumiendo o no la sustancia.

Al día siguiente, a los sujetos se les pasaba otra lista de imágenes y tenían que responder si las imágenes habían sido proyectadas el día anterior.

Cafe y memoria


Algunas de esas imágenes ya habían sido expuestas y las que no se dividían en dos grupos. Algunas de las imágenes representaban algún objeto o animal que no figuraban en ninguna de las imágenes de la fase inicial del experimento. Otras si representaban imágenes u objetos que habían sido representados en la anterior, pero con alguna diferencia (por ejemplo que originalmente se presentase un pato blanco y en la segunda fuese un pato marrón).

Todos los sujetos tuvieron un alto porcentaje de acierto en identificar aquellos objetos novedosos, pero hubo un desempeño mucho más pobre en los que no habían consumido cafeína en cuanto a identificar aquellos que habían variado.

¿Qué sucede y por qué?


Ese factor para discernir pequeñas diferencias entre dos estímulos similares se denomina “Patrón de Separación”. Ejemplos comunes son los típicos pasatiempos de encontrar las siete diferencias o recordar en que parte del parking del puesto de trabajo se ha aparcado ese día.

Cafe y memoria
Ejemplo de pasatiempo: Encuentra las 7 diferencias |
Imagen tomada de: los bloguitos.
Si se analiza la secuencia del experimento, es fácil percatarse que la ingesta (o no) de esta sustancia se produce después de la primera exposición, por lo que se está midiendo no es la retención, sino la recuperación de información adquirida en un estado exento de influencia de cafeína.

De la misma forma, se ha dejado pasar un día entero desde la primera a la segunda exposición, por lo que se está midiendo es la actuación de esta sustancia sobre la Memoria a Largo Plazo.

La hipótesis de los investigadores se refiere a la neutralización de la adenosina que produce la ingesta de cafeína, lo cual no sólo favorece a combatir el sueño, sino también a qué se produzca un mayor esfuerzo cognitivo.

Conclusión


Un matiz muy importante es que el efecto de la cafeína sobre la memoria tiene la forma de una “U invertida”. Esto quiere decir que, mientras que estas pequeñas dosis mejoran el rendimiento, el exceso de su consumición provoca justo el efecto contrario y se muestra un desempeño más pobre.

Cafe y memoria


En conclusión, tomar pequeñas dosis al día de cafeína (la cantidad recomendable es de 200 miligramos), es recomendable para mostrar un mejor rendimiento en el trabajo y pone su grano de arena a tener un envejecimiento más sano. No obstante, acostumbrar a propasarse con estas dosis puede generar empobrecimiento de las funciones cognitiva, trastornos de ansiedad y adicción.