domingo, 2 de octubre de 2016

Las cuatro grandes etapas en la historia de la psicología

Para muchos autores, la psicología nació en el año 1879, cuando el fisiólogo Wilhelm Wundt crea en la universidad de Leipzig, Alemania, el primer laboratorio de Psicología Experimental. Este concepto, "psicología", derivado de las palabras griegas "psique" (mente) y "logia" (estudio), por consiguiente "el estudio de la mente", ya había sido propuesto por el mismo autor cinco años atrás en su obra "Principios de la psicología fisiológica", donde sentaba las bases para estudiar la mente humana de una forma empírica y contrastable, dicho de otra forma, recurriendo al método científico.
Willhem Wundt
Willhem Wundt

La verdad es que, aunque Wundt le diese nombre a esta ciencia (y dicho sea de paso, el título de "ciencia") y comenzase a establecer cuál debía de ser su cometido y su objeto de estudio, la Psicología (lo que se puede entender como el estudio de la conducta) es tan antigua como el propio hombre. Cabe también destacar que, en todos estos años, encontrar una definición integradora de lo que se conoce como Psicología, ha sido una tarea muy difícil y no del todo acabada.

Entre las definiciones más aceptadas en la actualidad encontramos: "la ciencia que estudia la conducta y la experiencia de los organismos vivos" (Hilgard, 1953) o la de Atkinson del año 2000 dónde la define como "el estudio científico de la conducta y de los procesos mentales". Las sutiles diferencias ente estas dos definiciones dan una clara muestra del cambio vivido en la última de las etapas históricas de la psicología que serán descritas a continuación.

Las tres primeras etapas propuestas por Pièron y McDougall


En 1907, el psicólogo francés Henri Pièron, propone tres etapas de la historia de la psicología hasta sus días:

1. La primera se centra en el estudio del alma.
2. Esta evoluciona hasta el estudio de los fenómenos de la conciencia (o como lo llaman otros autores, actos mentales).
3. La tercera tiene una base más objetiva, más científica y se centra en lo que Pièron denominaba "le comportament", cuya traducción más apropiada sería "conducta".
Henri Piéron
Henri Piéron
Unos cuantos años después, en 1912, William McDougall, psicólogo Inglés haría una formulación prácticamente similar a la de su colega Pièron sobre todo en cuanto a lo que se refiere a la primera y la última etapa. La segunda no deja de guardar algunas similitudes, pero fue dividida en dos etapas:

1. En la primera se estudia la mente empírica, pero no experimentalmente.

2. En la segunda se comenzó a hacer un tratamiento experimental de lo que se denominaba conciencia.

Sólo un año después (1913), Angell comentaba que lo que la psicología había estado llamando "Conciencia" iba a caer en desuso, como anteriormente lo había hecho el concepto de alma (para a lo que a la ciencia de la conducta se refiere, claro). Angell no se refería a que los fenómenos inconscientes iban a dejar de interesar a la psicología, pero si que el estudio de los denominados "fenómenos conscientes" serían de más utilidad. (En otras palabras, Angell se muestra de acuerdo y justifica el tránsito de la segunda a la tercera etapa descritas anteriormente).

Llegado este punto es importante destacar dos aspectos. El primero de ellos se refiere a que la primera etapa descrita por ambos autores data de muchos siglos antes a la obra de Wundt (haciendo referencia a escritos de las eras griegas y romanas). La segunda guarda más relación con la observación de Angell, puesto que esta distinción entre conciencia y conducta y, sobre todo ,el debate acerca de cuál de los dos es más interesante para la psicología, dividió a distintas corrientes psicológicas hasta las últimas décadas del s. XX.

La cuarta etapa integradora actual


No es un hecho desconocido que tras la creación del laboratorio de Leipzig, la psicología no tardó en dividirse en varias ramas (clínica, social, conductual...). En la segunda mitad del s. XX se inició dentro de la psicología lo que se denominó una "moda conductual" en la que la psicología se centraba sólo en aspectos empíricamente contrastables (conducta externa) olvidándose de todo "acto mental" que no pudiera ser susceptible de contrastación empírica. No es que las otras ramas de la psicología se extinguiesen, pero durante esta época sus descubrimientos tuvieron menos peso.

No obstante, en las últimas décadas, las ciencias psicológicas han entendido que el conductismo no puede explicarlo "todo" y que las funciones mentales no pueden ser obviadas cuando se trata de delimitar todos los aspectos de la conducta; además, cada vez se muestran mayores evidencias en contra del dualismo cartesiano (concepto expuesto por Renè Descartes en el s. XVII, que propone que mente y cuerpo son dos entidades distintas), por lo cual se está empezando a comprender que no se puede llegar a entender la conducta sin la mente y viceversa, de modo que actualmente la psicología trata de estudiar estos dos conceptos en conjunto (dicho de otra forma, estudian su interacción).