martes, 25 de octubre de 2016

Estos son los Síndromes de Falsa Identificación Delirante

El Síndrome de Falsa Identificación Delirante consiste en un fallo en el almacenamiento y el procesamiento de la información familiar. Los pacientes aquejados de él muestran deficiencias con el reconocimiento e identificación de algo, ya sea la identidad de alguien o un evento.
Capgras
Imagen tomada de: La cara desconocida del cerebro.

Estas personas se caracterizan por tener la idea delirante de que algunas personas son capaces de introducirse en el cuerpo de otras.

El Síndrome de Falsa Identificación Delirante se subdivide en cuatro síndromes: El Síndrome de Capgras, el Síndrome de Fegoli, el Síndrome de Dobles Subjetivos y el Síndrome de Intermorfosis. Todos ellos serán explicados a continuación.

Síndrome de Capgras


Este Síndrome debe su nombre a su descubridor, Jean Marie Joseph Capgras , psiquiatra francés que en 1923 registró el primer caso de cualquiera de los tipos de Síndrome de Falsa Identificación Delirante.

En este caso se trataba de una mujer, conocida por el nombre de Madame Río-Blanco, de 53 años de edad, que estaba convencida de que su marido y la única hija que le quedaba con vida habían sido secuestrados por una sociedad secreta y aquellas personas que vivían en su casa eran otras personas que habían adoptado su apariencia física como parte de un complot. También se mostraba convencida de que, de los múltiples hijos que había perdido tras el parto o una edad muy temprana (cuatro en total), uno en realidad había sido envenedado por los miembros de esta sociedad o los otros tres habían sido secuestrados y seguían aún con vida.

Juego de Tronos
En la saga literaria "Canción de Hielo y Fuego" algunos personajes son capaces de adoptar otras identidades | Imagen: HBO.


Capgras publicó este caso denominando a los "impostores" como "sosies". Este concepto se adoptó por parte de la mitología griega, concretamente del pasaje de cuando Zeus adopta la forma de Anfitrión (rey de Tirinto) para poder mantener relaciones sexuales con la esposa de este. Para actuar como cómplice, uno de sus sirvientes adoptó la forma de Sosias, sirviente del rey.

Síndrome de Fregoli


Esta variante guarda mucho en común con la de Capgras, pero su peculiaridad es que, en este caso, es una sola persona la que puede adoptar infinitas identidades. Esto quiere decir que, en lugar de suceder como en el caso de Madame Río-Blanco, en el que cada uno de sus seres queridos era suplantado por un doble distinto, en este sería el mismo "impostor" quien podría "disfrazarse" cómo distintas personas (el padre, horas después el hermano y horas después el agente de tráfico).




El primer caso fue registrado a 1927, cuando Courbon y Fail describieron a una paciente que aseguraba que la famosa actriz Sara Bernhardt se transformaba en las personas de su alrededor para atormentarla. Pero la impostora no sólo se metía en la piel de personas de su alrededor, sino también de la propia paciente para así obligarle a hacer cosas que no quería (por ejemplo, masturbarse).

Estos autores, para bautizar este trastorno, se basaron en el actor italiano Leopoldo Fregoli, conocido como el mejor transformista del mundo, del cual se decía que era capaz de utilizar decenas de disfraces en apenas unos minutos.


Síndrome de dobles subjetivos


En este síndrome, descrito por primera vez por el neurólogo George N. Christodoulou, el delirio consiste en creer que son otras personas las que transforman su cuerpo para asemejarse al paciente y hacerse pasar por él. Esto se asemeja mucho al recurso cinematográfico conocido como Fenómeno Doppelgänger.

Síndrome de intermetamorfosis


En esta última categoría, también descubierta por Couborn, en este caso en colaboración con Tusques, guarda un enorme parecido con el primero de los síndromes descritos, pero con la enorme particularidad de que los sosies se intercambian. Esto quiere decir que A adopta la identidad de B, mientras que B adopta la identidad de C y así sucesivamente. Osea, que el paciente puede considerar que su padre ha adoptado la identidad de su hermano, su hermano la de su madre y su madre la del vecino.

Causas y tratamiento


Los síndromes de Falsa identificación suelen presentar una alta comorbilidad con la Esquizofrenia y los Trastornos Bipolares, por lo que presupone que guarda una fuerte relación con el funcionamiento de los receptores dopaminérgicos, lo cual le concede la categoría de trastorno cronificado.

Generalmente estos pacientes muestran deficiencias en distintas regiones del hemisferio cerebral derecho, que es el encargado de procesar la estimulación sensorial procedente del exterior. Distintos pacientes con el Síndrome de Fregoli han sufrido lesiones en el Lóbulo Temporal Derecho y el Giro Fusiforme.
Sistema Límbico.

Principalmente, en los Síndromes de Falsa Identificación Delirante se suele presentar una interrupción en la Corteza Parietotemporal Derecha, el Sistema Límbico y algunos ganglios basales.

Al igual que ocurre con la esquizofrenia, estas personas nacen con una predisposición genética para desarrollar el trastorno, pero debe de aparecer un instigador externo, como un trauma o el abuso de sustancias para que emerjan los síntomas. Por ejemplo, en el caso descrito de Madame Río-Blanco, Capgras describió su caso como la consecuencia de no haber sido capaz de pasar el duelo por sus cuatro hijos fallecidos.

Por todo lo descrito anteriormente, para su tratamiento se recomienda el uso de antipsicóticos, pudiendo estos ser acompañados por antidepresivos y anticonvulsivos. Cabe destacar que, como en otras enfermedades mentales degenerativas, no existe cura y esta serie de medicamentos se centran en apalear los síntomas.